viernes, 6 de junio de 2014

Aparece una pitón bola en Sierra Escalona

La pitón bola Python regius es un ofidio propia de África tropical muy común entre los aficionados a la terrariofilia. Es una especie tranquila y bastante dócil que no supone ningún peligro para el hombre pero cuya distribución es bien diferente a la que realmente tiene en cautiverio. Está presente en gran cantidad de hogares de todo el mundo por su bajo coste y fácil mantenimiento en cautividad.

Ayer día 6 de junio de 2014 fue hallado el cadáver de un ejemplar de Pitón bola en el Espacio Natural Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor, concretamente en un barranco cercano a Río Seco, en término municipal de Pilar de la Horadada.

Cadáver de Python regius hallado en Río Seco (Pilar de la Horadada) - Foto: Carlos Saez 
El reptil parecía haber sido depredado por alguna otra especie ya que se encontraba parcialmente destrozado pero su librea característica la hace inconfundible ante otras serpientes, tanto autóctonas como exóticas. Esta pitón procedente de la tenencia de animales exóticos en cautiverio, había escapado o, incluso podría haber sido liberada por alguna persona en el paraje.

Python regius grávida - Foto: Wikipedia


Desde este blog quiero mostrar mi completa desconformidad con el suceso y comentar que la tenencia de un animal de compañía te hace responsable del mismo desde el momento en que lo adquieres hasta el momento que muere. Es tu responsabilidad mantenerlo y darle las condiciones óptimas para que pueda vivir en cautiverio pero jamás has de abandonarlo o descuidarlo. Ante la situación de no poder tenerlo busca la manera para que el animal pueda seguir viviendo fuera del ecosistema donde tiempo atrás fueran, él o sus parentelas, arrebatados pero por favor nunca lo liberes al medio.


Python regius con un niño - Foto: geograph.org.uk







El tráfico de especies hace que día a día miles de animales exóticos sean liberados al medio. La mayoría de ellos perecerán en el intento de sobrevivir fuera del ecosistema al que pertenecen pero aquellos que lo consigan y se reproduzcan pueden llegar a suponer una plaga, con las consecuencias ecológicas y socioeconómicas negativas que supone esta situación.

No más exóticos en el monte.

Pablo Perales
Ecosistemas del Sureste